Air Suite

Air Suite

:

WEBCODE:

Plus de producto

  • Inactivación de la carga biológica
  • Cero impacto energético
  • Ningún mantenimiento adicional
  • Retrofit inmediato en instalaciones existentes
  • CE_logo



Rhoss establece un nuevo estándar de confort de los ambientes interiores, con la mejora del carácter hedonístico del aire introducido en los ambientes, a través de un tratamiento de “filtración biocida” de amplio espectro. Este es el resultado de estudios, experiencias y conocimientos madurados a lo largo de los años por Rhoss Spa y Labiotest srl, en los respectivos ámbitos profesionales y reforzado por un acuerdo estipulado entre las dos empresas para la distribución exclusiva de los nuevos filtros Air’Suite® para las aplicaciones HVAC.


Air'Suite®

Un nuevo modo de tratar el aire de los ambientes cerrados, que todos los días respiramos. Incluye sistemas para el acondicionamiento olfatométrico y la gama “filter”, es decir, la línea de filtros que pueden montarse en cualquier aplicación de ventilación y climatización.
Un nuevo concepto de filtración biocida, que permite obtener la disminución de las contaminaciones microbiológicas sin tener que instalar soluciones adicionales o cambiar los sistemas ya existentes.


Higiene de los ambientes
Vivir en un ambiente “limpio” es un requisito fundamental para respirar aire sano.
Como promedio, una persona inhala aire 16.000 veces al día, por lo cual respirar en un ambiente sano, permite conservar la salud. ¿Pero qué significa aire limpio? ¿Sano?
Significa garantizar condiciones termo-higrométricas adecuadas, pero sobre todo la ausencia de condiciones que puedan influir directa o indirectamente en el estado psíquico y físico, como los olores y los agentes patógenos. En otras palabras, un alto estándar de IAQ (Indoor Air Quality).
Esta necesidad en los ambientes de interior, hoy en día se ve amenazada porque incrementa la contaminación exterior (zonas productivas promiscuas, tráfico de vehículos, etc...) y por el incremento de la recirculación de aire interior en los ambientes donde el ahorro energético es estratégico y/o donde no es fácil disponer de aire primario.
Aspectos normativos generales
Con el “Plan de acción europeo de medio ambiente y salud (2004-2010)”, la Unión Europea se había puesto como objetivo prioritario el mejoramiento de la calidad del aire y el desarrollo de nuevas medidas para contrarrestar el aumento de enfermedades relacionadas con la permanencia prolongada en ambientes expuestos a alta densidad antropológica (SBS: sick building syndrome). Este mismo objetivo ha animado a nuestro equipo durante el proyecto y la realización de Air'Suite®.


Air'Suite® filter
El montaje de Air’Suite® filter en una central de tratamiento de aire Rhoss de las gamas ADV Custom o Next Air, permite obtener, además de la clásica eliminación de polvos, una descontaminación adicional de agentes microbiológicos (bacterias, mohos, virus, algas, etc.) del aire y del dispositivo de filtrado. Este efecto no requiere cambios en el dispositivo de climatización nuevo o existente y no incluye gastos adicionales por instalaciones de dispositivos suplementarios. Es suficiente sustituir el grupo filtrante clásico con la línea Air’Suite® filter.
Para poder obtener un uso inmediato y sin contraindicaciones a corto y largo plazo, su desarrollo ha tenido que satisfacer los siguientes requisitos imprescindibles:

- No se alteran las cargas eléctricas del sistema;
- No cambian los niveles de filtración de proyecto;
- No requieren formatos o composiciones multi-celda diferentes a las existentes;
- No se requieren marcos especiales o sistemas de introducción de filtros específicos
- No se requiere ningún mantenimiento adicional;

Los plazos de sustitución están determinados por las pérdidas de carga debidas a la suciedad acumulada por polvo (como filtros clásicos) y no debido al poder biocida
Además de esto, la línea Air'Suite® filter ofrece las siguientes ventajas:

- Se inhibe completamente el ensuciamiento por la “proliferación” de algas, mohos, hongos o bacterias en la superficie de los filtros;
- El filtro se descontamina solo. Su presencia en el ambiente no constituye una fuente de contaminación;
- A diferencia de los filtros clásicos, no está activa la posible liberación de material biológico en los conductos de aire, por tanto, no puede proliferar de nuevo en otros puntos del sistema de climatización.


Filtración biocida

Con el término filtración biocida, se entiende la unión de la filtración granular (clásica) y de la inactivación de la carga biológica (innovadora) sobre la misma cantidad de aire que pasa a través de la superficie de filtración.
Este proceso se obtiene usando un nuevo bio-polímero debidamente funcionalizado, que destaca por:

- gran disponibilidad en la naturaleza;
- biocompatibilidad;
- atoxicidad;
- propiedad intrínseca de prevención de las infecciones.

Campos de aplicación
No hay limites en la aplicación, aún así, los ámbitos y el contexto especialmente atentos a la calidad del aire en el interior, en los cuales se aplica la nueva línea de filtro Air'Suite®, encuentran su aplicación natural y son los siguientes:

- Barcos, aviones, trenes, autocares y metro;
- Hospitales, clínicas y centros médicos;
- Oficinas, salas de reuniones y salas de conferencias;
- Salas de espera, consultorios;
- Restaurantes, cafeterías, bares;
- Centros termales, Spa;
- Piscinas, gimnasios;
- Colegios, jardines de infancia y más…


Tipos de filtros disponibles
Los filtros biocidas Air’Suite® están disponibles en los siguientes grados de filtración:

Filtros de celdas: G4 (EN 779:2012)
Filtros de bolsas rígidas o blandas: F7 F8 F9 (EN 779:2012)


Investigación y desarrollo y certificaciones

El mecanismo de acción del medio biocida ha sido objeto de estudios y se han llevado a cabo investigaciones, por parte de importantes centros de investigación en Italia.
El poder descontaminante de la superficie ha sido objeto de experimentos y de estudios. El clásico muestreo en placa, que normalmente se indica como única referencia para medir la eficiencia de la capacidad de disminución por ej.: de las bacterias, en realidad no es más que un sistema para medir de forma semi-cuantitativa la eventual contaminación que pasa a través del filtro.
Los filtros Air’Suite® en cambio, han sido probados con nuevas técnicas de vanguardia que miden la capacidad biocida efectiva sobre la superficie del filtro y que no se basan en los cultivos, sino en el recuento de cada organismo/célula y su integridad o capacidad de reproducirse.
La eficiencia de la disminución bacteriana por lo tanto, ha sido medida a través de un protocolo de investigación con técnicas de citometría de flujo y certificadas por el IRSA-CNR (Instituto de Investigación de las Aguas - Centro Nacional de Investigaciones), sobre una muestra del filtro contaminado.
Las eficiencias que se han obtenido como resultado, superan el 50% de disminución “instantánea” y el 100% en las 30 horas sucesivas a la contaminación.